Narrativa transmedia

Al igual que cada uno de nosotros somos el resultado de las historias que nosotros, y los demás, contamos sobre nosotros mismos, las empresas son el resultado de las historias que ellas mismas, y sus grupos de interés, cuentan sobre si mismas. Esto, junto con el hecho de vivimos en un mundo con información cada vez más atomizada, sobrecargado de publicidad, hiperconectado, personalizado y globalizado, hace que tener una estrategia narrativa transmedia sea cada vez más importante para las organizaciones.

Por un lado, la publicidad tradicional, unidireccional y masiva está muriendo. Es costosa, invasiva, molesta y sobre todo, no permite crear una relación entre el consumidor y la marca. Por otro lado, el cliente es consciente cada vez más que él es la razón de ser, que sin él las empresas dejan de existir y por lo tanto, la decisión de comprar o no, ya no sólo es una decisión en relación al producto sino a la empresa en general, al sentimiento y a la relación que se establece entre ellos. Y finalmente, ahora el cliente tiene el poder de crear la narrativa sobre las organizaciones, haciendo que el cliente sea co-creador de la misma.

Teniendo en cuenta lo anterior, es vital que las organizaciones estrategicamente decidan crear una narrativa sobre si mismas, que pueda ser diseminada por diferentes plataformas y canales, de acuerdo a las preferencias y usos de sus clientes, que permita una mayor participación de los consumidores y los invite a ser parte de la construcción de esta historia, de tan forma que se cree un “universo” alrededor de la marca, que pueda ser experimentado en cada cada interacción con ella y que motive a las audiencias a querer conocer más, a desear participar más y a intentar ser parte de ese universo narrativo. Esto se logra con una estrategia narrativa transmedia.

De esta forma, todas las audiencias tendrán una clara imagen de la organización, de su propósito y de su oferta de valor, lo que les permitirá establecer una mejor relación y un sentido de pertenencia a la misma. Entre más clara, estructurada y definida sea la narrativa, más confianza generará. Por el contrario, sin una estrategia, la narrativa de la organización puede variar enormemente, creando una imagen borrosa de la misma, generando desconfianza. Es lo mismo que pasa con las personas, si cada vez que interactuamos con una persona, parece que fuera una persona totalmente diferente, no sabríamos cómo relacionarnos con ella y nos generaría desconfianza.

Así que, si aún no has definido la estrategia narrativa transmedia de tu organización, no dudes en contactarme, con gusto te acompañaré en este maravilloso proceso.


Puedes también revisar esta moción organizacional en video:

A %d blogueros les gusta esto: